Vender tu idea en 10 minutos.

Vender tu idea en 10 minutos.

Nadie nos ha enseñado a hablar en público. Nadie nos ha enseñado a vender. Tal vez, desde niños hemos trabajado en el negocio familiar. Pero no es lo mismo. Ahora hablamos de vender tu idea en un lugar donde el tiempo es oro, existen otros proyectos quizás mejores que el tuyo o peores, pero con un ‘portavoz’ que maneja el arte de la oratoria.

El fin de cualquier emprendedor es salir de un lugar con un objetivo cumplido: que su proyecto y su nombre haya quedado grabado en la mente de las personas que le resultaban interesantes. Hablar con ellos y no morir en el intento. Vender su idea en 10 minutos.

Debido a las circunstancias económicas, muchos son los que han dado un giro a su vida laboral. Comenzar de cero y poner en marcha un proyecto no es tarea fácil, ¿pero qué ocurre cuando queremos presentarla ‘en sociedad’?

El miedo se apodera de nosotros. Ojalá no tuviera que pasar por este trance. ¿Qué digo? ¿Cómo comenzar? ¿Elaboro un discurso estándar y lo suelto ante la persona, sin dejar que abra la boca? ¿Huyo y me voy con mi maravillosa idea ante el pánico que siento?

Alto, no huyas, no eres ni el primero ni el último que teme esta situación

Calma
Estar nervioso lleva a la gran mayoría de nosotros a hablar mucho, rápido y mal. Cuando digo mal, me refiero a que nos dejamos llevar por la velocidad y no pensamos en las palabras que elegimos. Nos repetimos y agobiamos al interlocutor. Y eso nos genera frustración, cuando solos pensamos: “Esto no debería haberlo dicho” o “Se me olvidó lo más importante”.

Unos ejercicios de respiración, no nos vendrán mal. Tomar agua. Y repasar mentalmente nuestra idea principal.

Fuera muletillas
¿Me comprendes? ¿Vale? ¿Estamos de acuerdo? ¿Sí o no? ¿Verdad? ¿Sabes?

Las muletillas además de demostrar que estamos nerviosos, nos priva de utilizar otras palabras útiles para nuestro discurso de 10 minutos. Evítalas. Tienes un tiempo limitado.

Lo breve si bueno…
Tendemos a pensar que hablar durante mucho tiempo es más profesional. Ofrecer datos, imágenes, más datos…y es justo al revés, nadie quiere escuchar hablar durante 30 minutos y menos una hora a una persona que no mantiene un discurso sólido, ameno, en el que haya momentos para la sorpresa o participación. Aburre.

No vas a ofrecer una ponencia o una charla de motivación a un grupo de personas. Tenlo presente. De hecho, es mucho más difícil elaborar un buen discurso corto. Ánimo.

Si queremos vender una idea y contamos con 10 minutos:

  • Vayamos al grano
  • Respetemos a nuestro interlocutor y a su tiempo
  • No le contemos lo que a nosotros nos gustaría oír
  • Hagamos un discurso breve, persuasivo y diferente
  • Los primeros segundos son clave
  • Transmite pasión desde la primera palabra o concepto que compartas
  • Fuera egos, habla con el corazón

Preparación

  • No vas a representar una obra de teatro pero necesitas ensayar
  • Memoriza los datos que quieres trasladar a tu receptor
  • Ten preparadas las posibles respuestas a las preguntas que te puedan formular
  • Emplea frases cortas
  • Utiliza un lenguaje sencillo. Huye de los tecnicismos. ¿Conoces a tu interlocutor? Quizás él no sepa de qué le estás hablando y perderás su atención en el minuto uno
  • La idea principal. Todo negocio se tendría que poder resumir en una frase. Hay que encontrarla y repetirla un par de veces.

Lo más importante además de seguir estos consejos, es intentar aplicarlos en el día a día. Con nuestros amigos, conocidos, clientes… No dejar sólo para estas ocasiones nuestras habilidades comunicativas. Otra forma de ensayar es no abrumar a nuestro entorno con mensajes constantes (de todo tipo)


La noticia Vender tu idea en 10 minutos fue publicada originalmente en Pymes y Autonomos por Joana Sánchez .

Sin comentarios.

Enviar una Respuesta