PILARES DE UN BUEN EQUIPO EMPRENDEDOR

PILARES DE UN BUEN EQUIPO EMPRENDEDOR

Para que todo equipo que quiera emprender pueda alcanzar el éxito, tiene que trabajar con firmeza los siguientes aspectos definidos por Patrick Lencioni.

Con ello optamos a tener un equipo más reforzado y capaz de alcanzar sus metas, buscando siempre oportunidades de mejora.

CONFIANZA.

La confianza constituye el núcleo de un equipo funcional y bien cohesionado.

Tal vez el más complicado de conseguir sea la confianza, ya que eso significa que cada miembro del equipo cree en las buenas intenciones de sus compañeros y no existen motivos para estar a la defensiva. Podemos entender por confianza el mostrarnos transparentes en cuanto a nuestras debilidades y fortalezas, para finalmente aceptar que otros componentes del equipo hablen sobre ellas. Si el equipo no es capaz de exponer confiadamente sus fortalezas y debilidades, es muy difícil que se pueda aceptar que otros miembros del equipo los comenten.

Sin confianza no existe diálogo constructivo y con ello no habría ni compromiso ni responsabilidad para colocar el foco de resultados.

DIÁLOGO CONSTRUCTIVO.

Toda buena relación necesita de conflicto productivo para poder crecer. Lamentablemente, el conflicto es considerado tabú en muchas situaciones, sobretodo en el trabajo, invirtiendo más energía en evitarse según se asciende en la escalera gerencial.

Es importante distinguir entre un conflicto ideológico constructivo de una pelea destructiva o de la la política interpersonal. Los conflictos ideológicos se limitan a conceptos de ideas, y evitan los ataques personales. Sin embargo, pueden presentar muchas de las características de los conflictos personales (pasión, emoción y frustración), por lo que pueden ser confundidos.

Evitando los conflictos ideológicos se trata de evitar herir los sentimientos de los compañeros, pero se acaba fomentando tensiones muy peligrosas.

COMPROMISO.

El compromiso es una función compuesta por claridad y respaldo. Los grandes equipos toman decisiones claras y acertadas, que son respaldadas por cada miembro, incluso por aquellos que la votaron en contra.

Los buenos equipos entienden el peligro de buscar un consenso total y tratan de que todos los miembros respalden la decisiones a pesar de que el acuerdo total sea imposible. Entienden que los seres humanos pueden apoyar decisiones que no comparten. Lo importante es que las diversas opiniones sean consideradas.

RESPONSABILIDAD.

En el contexto de un equipo, la responsabilidad supone amonestar a los compañeros por cualquier comportamiento que pueda dañar al equipo. Sin embargo, pocos equipos están dispuestos a hacer esto para evitar conversaciones difíciles que pudieran poner en juego las relaciones personales. Pero, Irónicamente, es precisamente es lo que deteriora las relaciones, pues lo miembros comienzan a acusarse entre si de haber permitido el deterioro de los estándares del equipo.

Los miembros de los grandes equipos mejoran sus relaciones haciéndose responsables unos frente a los otros y demostrando así que se respetan y que tienen grandes expectativas.

FOCO DE RESULTADOS.

La peor disfunción de un equipo es la tendencia de los miembros a preocuparse por todo menos por los resultados colectivos del equipo.

Es posible que se preocupen más por sus tareas individuales que por el equipo, o que se preocupen más por sus misiones que por los objetos específicos del equipo.

Fuente: “The Five Dysfunctions of a Team: A Leadership Fable”- Patrick Lencioni.

Sin comentarios.

Enviar una Respuesta